martes, 26 de mayo de 2015

El valor de las pequeñas actitudes

Muchas veces he pensado si las cosas simples de la vida no son en definitiva las más importantes.
El saludo a la mañana con un vecino al pasar; el abrazo con el hijo, la suave caricia al bebé en la cuna; el despertar mirando el sol  y contemplarlo también al anochecer cómo se oculta tras el horizonte.
Es en esos instantes cuando la persona se  humaniza en plenitud. Cuando deja de ser masa y se convierte en individuó:
Quizás un día los dioses lo pensaron de este modo pero el hombre termino olvidando.
En las cosas más comunes suele estar oculta la felicidad...
Néstor O Salgado
Escritor Argentino, consejero social





Publicar un comentario